Bufandas de patchwork para regalo de Navidad

bufanda de patchwork colores de otoño

Como los cuellos de los cuales hablamos hace unos días, las bufandas, más clásicas, se agradecen cuando hace frío.

Aunque se realicen más habitualmente en punto, el patchwork también sirve. Las bufandas de patch son muy originales y hacen perfectos regalos de Navidad en patchwork: rápidas de coser, sin complicaciones, ideales para usar retales y restos de telas de quilts más grandes e incluso reciclar alguna tela.

Este modelo de bufanda en colores otoñales tiene una cara de patchwork y otra de ikat. Podemos imaginar multitudes de combinaciones.

Nociones básicas:

Se necesitan:

  • Retales de telas de patchwork variadas para la cara delantera.
  • Una tela para la trasera, de unas medidas aproximadas de  20 x 120 cm (o más) para una bufanda. Funcionan bien las telas suaves como seda o polar. Se puede reciclar una bufanda lisa ordinaria, un trozo de jersey fino, etc.
  • No se usa guata.
  • Hilos para coser
  • Hilos y botones decorativos (opcional, según diseño).

Realización de la bufanda :

La bufanda se hace en 3 etapas:

  1. Preparar la cara delantera (visible) haciendo un patchwork con retales de tela, hasta obtener un rectángulo de unos 20 x 120 cm (o más). Ver abajo detalles de este modelo.
  2. Poner las 2 piezas, delantera y trasera juntas, con las caras buenas dentro, sujetar con alfileres y coser toda la circunferencia a 1cm del borde dejando una pequeña apertura.
  3. Girar las piezas cara buena hacia fuera y coser la apertura a mano para cerrarla a punto invisible. Planchar bien, y sobre coser a 1 cm del borde para sujetar las 2 caras. Se puede opcionalmente acolchar o hacer puntos decorativos.

Composición de las caras delantera y trasera

La cara delantera está hecha de pedazos de telas de patchwork de algodón en colores otoñales, que sobraron de mi quilt “Osos mimosos” (había cortado demasiados). Seleccioné los colores marrón para la bufanda, eliminando los colores azul y naranja, y recorté algunas piezas.

Se trata de una composición de patchwork de cuadrados y rectángulos, con lados de 1″, 2″ o 3″, es decir cuadrados de 1″x1″, 2″x2″ y 3″x3″ y rectángulos de 1″x2″ y 2″x3″. (Medidas acabadas, sin los márgenes de costura. Hay que cortar media pulgada más en cada sentido: 1,5″, 2,5″o 3,5″ para que los pedazos encajen). La gracias de estas medidas, es que se puede componer una tira de 6″ de ancho, con muchas variaciones de formas que siempre cuadran, y se puede hacer la bufanda tan larga como queremos, en incrementos de 3″.

Una vez tengamos un rectángulo alargado de la medida deseada, recortar los bordes para que estén bien rectos.

La trasera es una pieza de ikat, recortada en una camiseta comprada en Indonesia hace años – es decir, doblemente reciclada, ya que antes de ser camiseta para turista, esta tela de algodón, teñida y tejida a mano, había sido un atuendo tradicional, que tanto hombres como mujeres llevan atada a la cintura como una falda en aquel país. Se nota la calidad del trabajo hecho a mano, después de tantos usos y años, sigue siendo bonita y muy agradable de llevar.

Para acabar la bufanda, juntar las 2 caras como explicado arriba.

Una buena manera de llevar encima una variación de nuestro quilt favorito!