Una cama para mi perro favorito

Log Cabin quilt

Mi primero quilt

Cuando empecé en el patch, una quilter experimentada comentó que su primer quilt servía de cama a su perro. Me pareció entonces impensable echar a tal uso el objeto de tanto trabajo… hasta el día que, mirando con ojo crítico a mi primero quilt, un tradicional Log Cabin, lo vi tan desteñido y mal acolchado que decidí que nunca más adornaría un sofá. Así empezó su segunda vida como cama para perro.

Drac tiene otra cojín para perro de estilo más “clásico” que le hice el año pasado. Como lleva marcas importantes de desgaste y pierde relleno por los agujeros hechos por sus colmillos un día que la confundió con su pelota, al acercarse la Navidad, decidí renovarlo.

No es propiamente un proyecto de patchwork, aunque se podría considerar un quilt muy grueso ya que lleva 3 capas (quién tiene curiosidad por la diferencia entre patchwork y quilt, ver aquí), pero al menos es de tela con relleno, y hace un buen regalo de Navidad para nuestros compañeros peludos (novios y maridos excluidos, por peludos que sean!)

Aquí está la nueva cuna acolchada de mi perro, fotografiada antes de quedar cubierta de pelos.

cama para perro en tela

Cama para perro o gato

Este patrón de cama para perro, lo recreé de memoria basado en un modelo que me enseñó una quilter americana voluntaria de una protectora de animales. Organizaba encuentros para coser camas para pobres animales abandonados, que a menudo duermen en el duro y frío suelo, y recogía material para este uso. Le di una pieza de guata tamaño cama que había tenido la mala idea de poner en la secadora para sacarle las arrugas, lo que la había convertido en inusable para un quilt, al ser de poliester, mi primero y último intento de usar guata de poliester. (Esta técnica me va muy bien para la guata de fibra natural como algodón/bambú, por cierto).

Total, es un patrón rápido y fácil, lo más largo es poner el relleno dentro.

Las medidas de la cama dependen, claramente, de la talla del animal. El cojín arriba, para un labrador de 35kg, mide unos 60 x 80 cm. Le queda muy bien cuando duerme en bola, cuando se estira salen las patas, se podría hacer más grande (80 x 100 cm) si el suelo es frío (que no es el caso en casa).

Material para la cama de perro:

  •  Tela resistente suficiente para hacer 2 caras (puede ser la misma tela o 2 telas distintas). Las telas para decoración interior convienen mejor en este caso que las telas para patchwork, aunque cuesten más de coser. No me gustan tanto los sintéticos, que recogen los pelos. El estampado de algodón gris y blanco que usé es la tela Majken de Ikea. Resistente, barata, y contemporánea.
  •  Relleno para cojín. Se necesita más cantidad de lo que parece. En este caso prefiero el sintético, más fácil de lavar y sobre todo secar. Se puede aprovechar el relleno de viejos cojines, en este caso lavarlo primero, y estirar las fibras amontonadas para que recuperen su volumen.
  • Hilo a juego con la tela.

Realización

patrón para cama de perro

  1. Cortar 2 rectángulos de tela iguales a la medida deseada y ponerlos uno encima del otro, o si se usa una sola tela, doblarla en medio, cara buena hacia dentro.
  2. Con la ayuda de un objeto circular (plato, por ejemplo), trazar los cantos redondeados.
  3. Coser el perimetro (linea continua en el esquema) con un margen de costura de 1 cm, empezando por una marca y acabando en la otra, dejando una apertura del largo de la flecha.
  4. Cortar la tela sobrante de los cantos redondeados y girar las telas cara buena hacia fuera.
  5. Hacer las 2 costuras marcadas en el esquema por líneas en puntitos dejando también una apertura del largo de la flecha como indicado.
  6. Llenar la cama con relleno para cojín, empezando por las partes menos accesibles (opuestas a las aperturas). Una vez llena la parte interior, acabar la costura marcada en puntitos. Acabar de llenar la última zona (entre las 2 flechas) y hacer la última costura (a máquina cuesta un poco debido al volumen del relleno, pero se puede hacer.)

¡Acabado!

cama para perro hecha en casa

Drac en su nueva cama

No se ve Drac muy entusiasmado por su regalo de Navidad en esta foto. Por la mañana, él tiene ganas de ir a pasear, no de hacer de modelo; por la noche, no hay suficiente luz para sacar fotos. O ¿quizá le gusta más el Log Cabin?
A propósito, si os parece un tanto curioso el destino de mi primer quilt, considerar esto: ¿quién se merece más que le regale un quilt que mi paciente compañero, que nunca se queja de las horas que paso diseñando, cosiendo, o escribiendo, no hace nunca un comentario negativo (positivo tampoco, pero algo es algo) y duerme tranquilamente a mi lado como lo hace ahora mismo, aunque prefiere de lejos otras actividades como el juego o el paseo?

2 Respuestas a “Una cama para mi perro favorito

  1. Monsieur ” tout ” a bien de la chance.
    Il pourrait être plus reconnaissant et ne plus désobéir lors des promenades.
    Mig

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s